A LOS AMANTES DE LA GUERRA

Por: Álvaro Samuel.

latrincheranoticias.wordpress.com

Los pueblos que aman la paz son los que conocen el precio en sangre patriota que hay que pagar por ella, los pueblos que sólo viven para llevar la guerra con su carga de muerte y destrucción a tierras ajenas en nombre de una falsa libertad y defensa de los derechos humanos son los hijos predilectos de Ares, que intentan saciar su sed con las vidas de niños, mujeres y hombres inocentes.

No se comprende como después de tanta sangre derramada sobre la tierra en las miles de guerras que nos anteceden todavía existan grupúsculos de mujeres y hombres que desean seguir lucrándose con la venta de armas, la reconstrucción de países, el robo de los recursos naturales, o por el capricho de demostrar poder ante el resto del mundo. Ese comportamiento sólo se encuentra en la cabeza del imperio gringo y sus socios internacionales que nunca han respetado la vida humana.

En la presente amenaza de invasión armada que la patria de Bolívar y Chávez enfrenta por intereses del imperio gringo todavía hay unos pocos que dudan del nefasto escenario, otros apátridas desean que ocurra los más rápido posible para salir de la Revolución Bolivariana de Venezuela por medio de un derramamiento de sangre del cual la mayoría no podría escapar.

Venezuela en la guerra de independencia contra el imperio español sacrificó dos tercios de su población, sin contar la riqueza material y económica que fue necesaria para lograr expulsar a los españoles del territorio de América Latina. Se equivoca el imperio gringo al creer que los nuevos hijos de la patria no estamos dispuestos a hacer el mismo sacrificio que nuestros antepasados si fuera necesario.

La gran mayoría del pueblo venezolano que todavía tenemos una patria somos un pueblo pacífico, pero que se sabe defender muy bien ya sea por la diplomacia o las armas.

La patria que defendemos no son lo logros materiales, los avances sociales en educación y salud, todo eso puede desaparecer; la patria que defendemos es la libertad que ahora tenemos de decidir nuestro destino sin pedirle permiso a ninguna potencia extranjera que quiera hollar nuestra bolivariana y socialista voluntad.

Algún día el tío Sam se obstinara del fracaso de sus estrategias políticas-económicas y no dudará en utilizar su musculo militar en contra de Venezuela, lo que debe preguntarse es si está dispuesto a sufrir una nueva derrota militar como la de Vietnam.

Con el escenario de invasión gringa en Venezuela no corre peligro solamente la paz de la patria de Bolívar y Chávez, sino la paz de toda Latinoamérica, ya que el tío Sam no perdonará a ningún pueblo de nuestra Abya Yala que se atreva a escribir su propio destino, él aún cree que somos su patio trasero.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s